viernes, 25 de mayo de 2012


Somos mentes esclavizadas al dolor, corazones llenos de quimeras rotas, olvidos no tan olvidados y heridas que no sanaran jamás sin la ayuda del otro, soy una cabeza vacía donde ronda el eco de tus palabras ¡Quien me convence de que puedo ser feliz sin vos! 
No lloro, no rio, no pienso, no percibo, solo hablo, te nombro, te recuerdo y me juro olvidarte ¡Que mentira!

1 comentario:

Rakel dijo...

la mente siempre juega un papel!! en donde nos vemos confusos!!
buena entrada!!